mensajes desde el alma.jpeg

MENSAJES DESDE EL ALMA

PEQUEÑOS RELATOS REALES

Mensaje ante la orilla del mar.


Como amo el sonido y el olor del mar, necesito su presencia, su horizonte y su fuerza. Ahora forma parte de mi vida y como él, tengo la energía de una caricia en la orilla o el arrojo de una tormenta que transmuta lo que sea necesario. Mis pies reciben el beso del mar y mi interior vibra.


Hace ya más de dos años que escribí unas notas tras la noticia de una muerte anunciada. Cuanto tiempo ha pasado, me parece una eternidad, me parece otra vida, lejana y ajena a mí. Cuántas vivencias, encuentros y desencuentros, cuantas caídas y cuántas manos para levantarme. Y pese a todos los pronósticos iniciales conseguí estar en ese tanto por ciento que lo consiguió. El médico aún no lo entiende, incluso parece algo confuso por no haber tenido razón. Él tuvo que desaparecer de mi proceso si quería conseguirlo, no quería a mi lado a quien lleva una pala para cavar. Tuve que elegir y tomar decisiones, era el momento de hacerlo.


Mi vida es otra hoy, lo importante se colocó en primer lugar y arrasó lo superfluo y banal. Ahora tiene un sentido que desconocía, salió cara la experiencia pero hoy sé que pude morir o sobrevivir, pero no era lo importante, sino cómo iba a vivir ese trayecto. Hoy no tengo miedo a morir ni a vivir y eso me da una poderosa  libertad.


¡Como amo el mar! Su sonido me habla, su olor me transporta, sus aguas me arrullan, limpian mis lagrimas y me recuerdan que no estoy solo.

                                                                                                                                            Luis. A orillas del mar.